Medicina regenerativa

Medicina regenerativa

 

La medicina regenerativa aprovecha los mecanismos propios del organismo para acelerar la curación de las lesiones. La ventaja fundamental que ofrece respecto otros tratamientos es que carece de efectos secundarios y el riesgo de complicaciones es mínimo. Siempre deja la puerta abierta a realizar otros tratamientos, sin que modifique su resultado. Los métodos de medicina regenerativa los hemos utilizado con éxito en deportistas de élite desde hace más de 10 años. En estos deportistas es fundamental la recuperación rápida y con garantías de éxito y con bajo riesgo de que aparezcan complicaciones.

 

Algunos de los métodos que recomendamos según las patologías son:

  • Factores de crecimiento
  • Células madre
  • Ondas de choque

Todos estos métodos siempre en el contexto de una pauta de rehabilitación y readaptación adaptada de los protocolos que hemos utilizado en los deportistas con grandes resultados. 

Factores de crecimiento

Los factores de crecimiento son unas moléculas que fabrica nuestro organismo y que fluyen por el plasma en la sangre. Se fabrican en muchos tejidos pero una fuente fundamental se encuentra dentro de las plaquetas. Durante mucho tiempo se pensó que las plaquetas sólo actuaban a modo de tapón cuando se producía una herida para que se produjera un coágulo o cuajo que parara el sangrado. Hoy en día sabemos que dentro de las plaquetas hay unas vesículas que contienen un gran número de sustancias que se encargan de actuar como señalizadores para estimular determinadas acciones celulares que incluyen la formación de determinadas proteínas, formación de nuevos vasos sanguíneos, etc…

Con el método que utilizamos conseguimos un concentrado e estas sustancias capaces de estimular la sanación de los tejidos minimizando el proceso inflamatorio y por lo tanto acelerando la recuperación.

El proceso es muy sencillo. Hay que extraer sangre como cuando uno se hace un análisis, esa sangre la centrifugamos y de ella se obtiene el concentrado de factores de crecimiento.

Ese concentrado lo inyectamos bajo control ecográfico para mejorar la precisión de la zona donde queremos que actúen los factores.

Ello se incluye dentro de nuestro protocolo de recuperación de las lesiones, de forma que es muy importante saber cómo dosificar las infiltraciones con los métodos de rehabilitación complementarios que utilizamos. 

 

 

Células madre

 Las células madre constituyen el origen de todos los órganos y cada   uno de los tejidos del cuerpo. Hay muchos tipos diferentes de células madre que provienen de diferentes lugares en el cuerpo o se forman en diferentes momentos de nuestra vida. Las células madre en las primeras etapas del embrión definen la identidad de cada uno de los tejidos que se han de desarrollar. Parte de las células madre que aparecen y se mantienen en el desarrollo fetal permanecen activas en el individuo adulto a lo largo de toda su vida. Las células madre se definen y se diferencian del resto de células por su capacidad de “auto-renovación”, es decir, que pueden hacer copias exactas de sí mismas y a su vez pueden “diferenciarse” y convertirse en células especializadas y poder recuperar o renovar la función del tejido perdida ya sea por lesiones, defectos o determinadas enfermedades.

Es posible que ya haya escuchado el término "células madre mesenquimales“. Esta denominación se emplea para referirse a células aisladas del estroma, o tejido que rodea a otros tejidos y órganos. Las primeras poblaciones de células madre mesenquimales se descubrieron en la médula ósea y se mostró a finales de los años 70´s por el equipo del Profesor Friedenstein que éstas eran capaces de hacer generar células nuevas de hueso, cartílago y grasa. Desde entonces, se ha ampliado mucho el conocimiento, ahora sabemos que podemos aislar células mesenquimales de otros tejidos como por ejemplo de la grasa.

El trasplante de células madre mesenquimales ya ha sido probado en el tratamiento de un gran número de trastornos por sus propiedades regeneradoras e inmunomoduladoras. El trasplante de concentrados de médula ósea, que contiene un porcentaje de éstas células mesenquimales, ha mostrado efectos beneficiosos por ejemplo en el tratamiento intraarticular de lesiones osteoartríticas.

 

  

Más información:

Instituto de Salud Carlos III

Institute for Stem Cell Biology and Regenerative Medicine

Stem Cells and Medicine

Ondas de Choque

Las ondas de choque actúan produciendo microlesiones en el tejido que estimulan la regeneración de los tejidos.

Se empezaron a utilizar en medicina para romper las piedras de riñón pero pronto se vio que podrían tener utilizad en calcificaciones tendinosas y otros procesos ortopédicos como la pseudoartrosis. Además se descubrió que no hacía falta que existieran calcificaciones para obtener un efecto beneficioso en los tendones. Así que se extendió su uso en determinadas tendinopatías, fascitis y otras patologías ortopédicas. 

Más información:

Sociedad Española de Tratamientos con Ondas de Choque

S.E.O.C.E.