Rodilla

Lesión del ligamento cruzado posterior

  

Los ligamentos cruzados son fundamentales para la estabilidad de la rodilla.

 

El complejo de ligamentos cruzados de la rodilla se encuentra en el centro de la misma y esta compuesta por los ligamentos cruzado anterior y posterior, los cuales se encuentran dispuestos en forma de "X", de allí el nombre de "cruzados". El ligamento cruzado posterior se orienta desde la parte posterior de la tibia hacia la parte más medial y anterior del fémur y su función es evitar el desplazamiento de la tibia hacia atrás.  

 

La lesión y el diagnóstico.

Las lesiones del cruzado posterior ocurre en traumatismos en hiper extensión después de la ruptura del cruzado anterior o en traumatismos directos sobre la rodilla en flexión, como ocurriría en un accidente de tránsito donde la rodilla golpea el tablero del vehículo.

Estas lesiones pueden ser esguinces del grado I donde ocurre una leve elongación de las fibras del ligamento, lesiones grado II con ruptura parcial del ligamento y lesiones grado III las cuales son lesiones completas, en algunos casos la lesión no ocurre a nivel del ligamento sino por arrancamiento de un fragmento óseo con el correspondiente ligamento, lo que se denomina avulsión.

Para el diagnóstico a demás de un interrogatorio completo, es importante que el médico sospeche de la lesión y sea acucioso al momento del examen físico del paciente, para evidenciar los signos de inestabilidad posterior de la rodilla y evitar confundirla con una lesión del ligamento cruzado anterior. La resonancia magnética seria el método de elección para la confirmación del diagnóstico. 

A menos en mitad de los casos de lesiones del LCP, ocurren lesiones en otros ligamentos o los meniscos. Es importantes de evaluar y hacer diagnóstico a tiempo, de no tratadas de pueden empeorar las rupturas de los meniscos y progresar a una artrosis de la articulación.

 

 

 

 

Tratamiento

Las lesiones incompletas del ligamento cruzado posterior son susceptibles al tratamiento conservador con analgésicos, reposo, inmovilización temporal y fisioterapia, en el caso de rupturas completas y múlti-ligamentarias o aquellas en que persiste la inestabilidad de la rodilla, ameritará una intervención quirúrgica. 

 Para la reparación de diferentes ligamentos de la rodilla contamos con diversos métodos de fijación y diferentes tipos de ligamentos los cuales pueden ser propios del paciente, de un donante o sintéticos. El método lo puede discutir con su médico tratante a fin que la cirugía pueda cumplir sus exigencias. 

 

 

Lesiones de Rodilla

¿Sabías Que?