Pie y tobillo

Inestabilidad crónica de tobillo.

 

Puede ocurrir posterior a esguinces de tobillo a repetición o en aquellos que no se trataron de manera adecuada. 

 

El tobillo es la articulación entre los huesos de la tibia, el peroné y el astrágalo; su estabilidad ocurre gracias a un complejo sistema ligamentario que los podemos dividir en los ligamentos laterales que incluyen el ligamento peroneo-astragalino anterior y posterior y peroneo-calcáneo. Los ligamentos laterales altos forman la articulación de la sindesmosis entre la tibia y el peroné e incluyen los ligamentos tibio-peroneo anterior y porterior, cuando estos se ven afectados por lo general la recuperación suele ser un poco más lenta. El ligamento internos del tobillo que unen la tibia al astrágalo que se denomina ligamento deltoideo, su lesión es poco frecuente.

La inestabilidad crónica del tobillo ocurre posterior a un esguince grado II o III, puede persistir una inestabilidad en especial en aquellos casos donde no se ha cumplido el tratamiento adecuado y un plan de rehabilitación estricto.

El diagnóstico de suele realizar por el examen físico donde se evidencia un bostezo de la articulación y el cajón anterior de la misma, complementado con estudios como radiografías en estrés y resonancias magnéticas. Una vez confirmado el diagnóstico las alternativas terapéuticas van desde la fisioterapia, el uso de tobilleras durante la actividad física, hasta la reparación o reconstrucción ligamentaria a través de la cirugía. 

Lesiones de Pie y tobillo

¿Sabías Que?